Archivos anuales: AM


Feliz 2016

El equipo de INVIFOR os desea todo lo mejor para 2016

Se espera un año interesante para el empleo público, donde se pondrán en marcha importantes reformas de la normativa sanitaria, tanto a nivel estatal como europeo, además de los consiguientes cambios en las normativas autonómicas, fruto de la aplicación de nuevas políticas tras el asentamiento de los nuevos Gobiernos tras las elecciones del pasado mayo de 2015.

En INVIFOR ampliaremos nuestra oferta de formación con nuevas actividades bonificables y cursos de formación continuada acreditados, que esperamos sigan siendo de interés para los profesionales sanitarios.

Afrontamos el nuevo año con gran ilusión, ganas y optimismo que queremos compartir con todos nuestros alumnos, clientes y seguidores, cuya confianza es nuestro principal motor.

¡Feliz 2016!

IMG-20151231-WA0002 (1)

Fotografía de Pablo E. Alonso


La prescripción por personal de enfermería: una realidad

 

Desde 2009 se contempla en nuestra legislación (ley 29/2006, ahora real decreto legislativo 1/2015) la posibilidad de prescripción por personal de enfermería de determinados fármacos, si bien se remitía a un desarrollo reglamentarios que no terminaba de producirse; y es que esa norma ha tenido que salvar muchos obstáculos y reticencias, empezando por las presiones de la Organización Médica Colegial, que nunca lo vio con buenos ojos y de hecho, fruto de sus presiones, para referirnos a la prescripción de enfermería tenemos que usar el eufemismo de «indicación, uso y autorización de dispensación» de medicamentos y productos sanitarios.

Así las cosas y tras muchas horas de polémica que han tensionado las relaciones entre las organizaciones colegiales de médicos y enfermeros, se ha publicado el Real Decreto 954/2015, de 23 de octubre, por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros.

Esta norma regula la atribución de competencias a enfermeros que contempla dos tipos de actuaciones:

  • La facultad para, de forma autónoma, indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica y productos sanitarios, mediante una orden de dispensación.
  • La facultad de indicar, usar y autorizar determinados medicamentos sujetos a prescripción médica una vez que se regule la aplicación de protocolos y guías de práctica clínica y asistencial, de elaboración conjunta, acordados con las organizaciones colegiales de médicos y enfermeros y validados por la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud. Esta facultad será objeto de seguimiento por parte del profesional sanitario que haya determinado el protocolo o guía clínica de indicación, a los efectos de su adecuación al mismo, así como de la seguridad del proceso y de la efectividad del tratamiento.

Para el desarrollo de estas actuaciones, tanto el enfermero responsable de cuidados generales como el enfermero responsable de cuidados especializados deberán ser titulares de la correspondiente acreditación emitida por la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Los requisitos para la acreditación de los profesionales, son los siguientes:

  • Estar en posesión del título de graduado en Enfermería, para el ámbito de cuidados generales. En el caso de los cuidados especializados, se requerirá también el título de Enfermero Especialista.
  • Haber adquirido las competencias necesarias para indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos mediante el correspondiente programa formativo (para cuidados generales o especializados).

Se abre un periodo interesante cuyo objetivo es una mejora asistencial y facilitar el trabajo diario que desarrollan los profesionales sanitarios. Esperemos que así sea.


Oposiciones para Escala Técnica de Gestión de Organismos Autónomos

El pasado 17 de octubre de 2015 se publicó la Orden SSI/2161/2015, de 9 de octubre, por la que se convoca proceso selectivo para ingreso, por el sistema general de acceso libre, en la Escala Técnica de Gestión de Organismos Autónomos, especialidad de Sanidad y Consumo.

Se trata de un total de 35 plazas anunciadas en la Oferta de Empleo Público del Estado, cuya distribución se establece en función del área de especialización de su destino, tal como se indica a continuación:

a) Área de medicamentos biológicos: 3 plazas.

b) Área de análisis químico de medicamentos: 4 plazas.

c) Área de evaluación clínica y preclínica de medicamentos: 8 plazas.

d) Área de farmacovigilancia: 5 plazas.

e) Área de medicamentos veterinarios: 6 plazas.

f) Área de productos sanitarios y cosméticos: 5 plazas.

g) Área de consumo, seguridad alimentaria y nutrición: 4 plazas.

Los aspirantes solo podrán presentarse a una de las áreas anteriores.

Una particularidad es que estas oposiciones tienen un carácter «abierto» en cuanto a la titulación exigida, pudiendo ser aptas para candidatos en posesión del título de Licenciado o Grado, Ingeniero o Arquitecto, cuyo campo pueda estar relacionado con el temario específico de cada área; entre ellos puede haber farmacéuticos, veterinarios, biólogos, médicos, entre otros.

Normalmente el destino de estas plazas está vinculado a la AEMPS (áreas a, b, c, d y f) o bien AECOSAN (área g).

El proceso selectivo constará de una fase de oposición con cuatro ejercicios (test, idioma inglés, desarrollo de temas y supuesto práctico) y una fase de concurso para aquellos candidatos que hayan superado la fase de oposición. No podrán superar la fase de concurso un número mayor de aspirantes que el de plazas convocadas.

Se trata de una buena oportunidad así que ¡ánimo!.


La nueva Ley de defensa de la calidad alimentaria

El pasado 31 de julio de 2015 se publicó la Ley 28/2015 para la defensa de la calidad alimentaria. De entre sus fines descritos en el artículo 3 de la misma, destacamos los siguientes:

  • Contribuir a generar un alto nivel de confianza en los productos alimenticios mediante los necesarios procedimientos para defender su calidad.
  • Proteger los derechos de los operadores de la industria alimentaria y de los consumidores, garantizando el cumplimiento del principio general de veracidad y demostrabilidad de la información que figure en el etiquetado de los productos alimenticios.
  • Contribuir a la unidad de mercado y a la competitividad, además de a la transparencia y claridad del sector alimentario español.
  • Garantizar la coordinación del control ejercido sobre la calidad alimentaria por las autoridades competentes.

iso22000La necesidad de esta Ley se hacía patente por varios motivos que pasamos a desglosar:

  • La inspección y vigilancia de las actividades alimentarias, así como la sanción de las infracciones detectadas, se regía por lo dispuesto en el vetusto real decreto 1945/1983, realizado de manera urgente al albur de la intoxicación masiva que provocó la venta de aceite de colza adulterado (cerca de 5.000 muertes y miles de afectados, cuyas secuelas llegan hasta nuestros días). Desde hace casi una década, el control oficial de los alimentos se fundamente en el conocido como “paquete de higiene”, un grupo de reglamentos comunitarios que marcan la normativa alimentaria y era conveniente alinear nuestra normativa y modernizar su régimen sancionador, tal como hace la nueva Ley.
  • En los últimos años se ha producido un incremento substancial de los sistemas privados de certificación de calidad, basados en normas internacionalmente reconocidas (ISO 22.000; norma BRC,…), confiando la garantía de que los productos cumplen los requisitos establecidos a una tercera parte independiente de los intereses de los operadores del mercado y de los consumidores: las entidades de certificación o de inspección. En muchos mercados, este tipo de certificación se está convirtiendo en una condición imprescindible para el acceso a los mismos. Con la nueva Ley se exige que estas entidades de inspección y certificación realicen una declaración responsable ante la autoridad competente donde inicien su actividad, que estén acreditadas por ENAC y que comuniquen a las autoridades competentes de control oficial los posibles incumplimientos detectados en el marco de las actividades de inspección o certificación.
  • Nuestro conocido jardín autonómico lleva en su ADN poner trabas y fragmentar el mercado interior en cuanto tiene oportunidad. En materia alimentaria, los operadores se tenían que manejar con procedimientos de control oficial y sancionador, entre otros, distintos en cada parte del territorio nacional donde se ubicaban sus empresas. La Ley viene a poner orden (y esperemos que coherencia) en este sentido. Al ya comentado régimen sancionador unitario, se añade la obligatoriedad de coordinación y cooperación entre las diferentes administraciones encargadas del control oficial y de velar por los derechos de los consumidores, que deberán prestarse asistencia mutua. Para ello de crea la Mesa de Coordinación de la Calidad Alimentaria, adscrita al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y se pone en marcha la aplicación informática de acceso restringido Red Informativa del Sistema de Control de la Calidad Alimentaria (RICAL), que pone a disposición de los inspectores de calidad de las comunidades autónomas, la documentación generada por la Mesa de Coordinación de la Calidad Alimentaria. Ello implica que las autoridades autonómicas competentes para el control oficial de la calidad alimentaria compartan la información necesaria sobre dichos controles ¿lo cumplirán?; pues ya lo veremos.

Con esta Ley se dispone de un instrumento actualizado del que teóricamente se beneficiarán tanto consumidores como operadores alimentarios. El tiempo nos dirá cómo se cumplen sus objetivos.


Farmacéuticos Titulares del Estado 2015

1377780091437-ministerioSe ha publicado la convocatoria de 25 plazas para Farmacéuticos Titulares del Estado, tal como estaba previsto en la Oferta de Empleo Público de 2015.

Como novedades en la convocatoria de este año con respecto a ediciones anteriores señalamos las siguientes:

  • Se actualiza el temario, donde vuelven a tener presencia aspectos relacionados con la higiene y seguridad alimentaria, como los contaminantes bióticos y abióticos en los productos alimenticios.
  • Por primera vez, el proceso selectivo es concurso-oposición, si bien la fase de concurso servirá para que los candidatos puedan elegir un mejor destino ya que, no podrán superar la fase oposición más candidatos que plazas ofertadas.
  • Una de las plazas se reserva a personas con discapacidad igual o mayor al 33% que en caso de no cubrirse, no se acumulará a las plazas de acceso general

Los interesados en participar deberán estar en posesión del título de Licenciado o Grado en Farmacia, o cumplir los requisitos necesarios para obtenerlo (en el plazo para presentar las solicitudes).

El plazo de de 20 días naturales a partir del 10 de julio de 2015.

Ánimo que es una buena oportunidad.