El eterno aprendiz


Convocatoria de Farmacéuticos Titulares del Estado 2020

En los últimos días hemos visto como poco a poco se iban reactivando las convocatorias de procesos selectivos que estaban pendientes. Hoy le toca el turno a la convocatoria para la oposición de Farmacéuticos Titulares del Estado, de la que se ofertan 54 plazas correspondientes a la oferta de empleo público de 2019 (la de 2020 no se ha publicado aun). Tres de las plazas se reservan a personas que tengan la condición legal de personas con discapacidad con un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

Como viene siendo habitual en las últimas convocatorias de este proceso selectivo, la de este año trae varios cambios:

  • el proceso selectivo es una oposición, se ha eliminado la fase de concurso de las últimas convocatorias
  • cambios en el temario: se mantienen las tres partes (la parte I solo entra en el examen tipo test) pero se modifica sensiblemente los temas incluidos en la parte I, hay varios temas que desaparecen, otros se refunden, hay alguna novedad y hay trasvase de temas de la parte II a la III y viceversa
  • el cómputo total de temas es de 135 frente a los 146 de la convocatoria de 2019, lo cual puede parecer que se han aligerado pero resulta engañoso, ya que hay varios temas refundidos en uno
  • el primer ejercicio de la fase de oposición tendrá que celebrarse en el plazo máximo de cuatro meses, contados a partir de la publicación de esta convocatoria, teniendo en cuenta que agosto se ha declarado inhábil a estos efectos. La previsión sobre la duración máxima de la fase de oposición del proceso selectivo es de doce meses (frente a los 6 de la convocatoria anterior).

Desarrollo del proceso

La oposición estará formada por los siguientes ejercicios, todos ellos de carácter eliminatorio:

  • Primer ejercicio: Consistirá en la contestación por escrito, en el tiempo máximo de dos horas, de un cuestionario de ciento veinte preguntas, más diez de reserva, con cuatro respuestas alternativas. Para aprobar necesario obtener 60 puntos netos, teniendo en cuenta que las respuestas erróneas descuentan 0.25 puntos
  • Segundo ejercicio: Consistirá en la traducción directa y sin diccionario de un texto en inglés propuesto por el Tribunal. Para la realización del ejercicio los aspirantes dispondrán de cuarenta y cinco minutos. Este ejercicio se calificará de 0 a 10 puntos, siendo necesario obtener un mínimo de 5 puntos para superarlo. Se mantiene la falta de transparencia a la hora de indicar los criterios de calificación de este ejercicio, cuyas notas de los opositores llevan dos decimales: muy claro debe estar para el tribunal, porque para el resto no.

  • Tercer ejercicio: Consistirá en el desarrollo por escrito, en un tiempo máximo de tres horas, de un tema elegido por el aspirante de entre dos extraídos al azar de la segunda parte del programa, y dos temas de entre cuatro extraídos al azar de la tercera parte del programa. Cada opositor procederá a la lectura del ejercicio. Finalizada la exposición, el Tribunal podrá realizar preguntas sobre el contenido de los temas que haya desarrollado el opositor durante un tiempo máximo de quince minutos. El ejercicio tendrá lugar en sesión pública. Se valorarán los conocimientos, la claridad y el orden de ideas y la calidad de la expresión, así como su forma de presentación o exposición. Este ejercicio se calificará de 0 a 20 puntos, siendo necesario obtener un mínimo de 10 puntos para superarlo.

  • Cuarto ejercicio: Resolución por escrito, durante un tiempo máximo de dos horas de un supuesto práctico propuesto por el Tribunal sobre las materias contenidas en el programa. Cada opositor procederá a la lectura pública de su ejercicio, finalizada la cual, el Tribunal podrá formular preguntas sobre los extremos relacionados con su ejercicio durante un tiempo máximo de quince minutos. En esta prueba se valorará el rigor analítico, la sistemática y la claridad de ideas en orden a la elaboración de una propuesta razonada. Este ejercicio se calificará de 0 a 20 puntos, siendo necesario obtener un mínimo de 10 puntos para superarlo.

No podrá superar esta fase un número mayor de aspirantes que el de plazas convocadas. En caso de empate de puntuación, se dirimirá el desempate por los puntos obtenidos en el tercer ejercicio, el cuarto, el segundo y el primer ejercicio de la fase de oposición.

La calificación de la fase de oposición vendrá determinada por la suma de las puntuaciones obtenidas en los ejercicios primero, segundo, tercero y cuarto.

Curso selectivo

Finalizada la fase de oposición, se publicará en el «Boletín Oficial del Estado» la relación de aspirantes que la hayan superado por orden de puntuación. estos candidatos tendrán que realizar un curso selectivo teórico-práctico.

El curso está destinado a adquirir conocimientos y habilidades en materia de administración, reglamentación, evaluación y gestión de medicamentos y productos sanitarios y consistirá en un periodo formativo de duración de 1 mes, a celebrar en la sede del Ministerio de Sanidad.

Bolsa de trabajo

La novedad más importante desde nuestro punto de vista, es la posibilidad de creación de una bolsa de trabajo con los opositores que hayan aprobado alguno de los exámenes. Si bien no queda del todo claro el procedimiento, la base 11 de la convocatoria, sobre la  Selección de personal funcionario interino, indica lo siguiente:

«Con objeto de reducir los plazos de incorporación de personal funcionario interino y hacer efectiva la aplicación de los principios de mérito y capacidad en la selección de ese personal, el órgano calificador de este proceso selectivo, a la finalización del mismo, podrá elaborar una relación de posibles candidatos para el nombramiento como funcionarios interinos, con la duración, características y funcionamiento que establezca el órgano convocante (…)»

Nos parece un buen aliciente para el esfuerzo a realizar.

En INVIFOR tenemos grupos abiertos para la preparación de este proceso selectivo desde 2004.

Pide información sin compromiso.

Ánimo que es una buena oportunidad.

 

 


La aplicación del Reglamento de productos sanitarios se retrasa

Desde el pasado 26 de mayo de 2020 debería ser de aplicación casi en su totalidad el Reglamento 2017/745 sobre productos sanitarios pero ha sido así.

El 23 de abril se publicó el Reglamento 2020/560 que modificó casi in extremis los plazos de aplicación del Reglamento 2017/745, de manera que se retrasa hasta el 26 de mayo de 2021.

Según el legislador europeo, las razones principales para el retraso giran entorno al brote de COVID-19 y la crisis de salud pública derivada de este, dado que «suponen un reto sin precedentes para los Estados miembros y constituye una carga inmensa para las autoridades nacionales, las instituciones sanitarias, los ciudadanos de la Unión y los operadores económicos».

Continúa diciendo que «las circunstancias extraordinarias surgidas de la crisis de salud pública, exigen tanto unos recursos adicionales sustanciales como una mayor disponibilidad de productos sanitarios de vital importancia, lo que no podía preverse razonablemente en el momento de la adopción del Reglamento (UE) 2017/745. Estas circunstancias extraordinarias tienen un impacto significativo en varios ámbitos regulados por el Reglamento (UE) 2017/745, como la designación y el trabajo de los organismos notificados, y la introducción en el mercado y la comercialización de productos sanitarios en la Unión.»

Sin quitarle razón al legislador europeo, la aplicación del Reglamento en fecha no hubiera ayudado a disponer del material médico indispensable para combatir el coronavirus, que ya de por sí ha escaseado bastante. Lo que no es menos cierto es que las autoridades competentes y la propia Comisión, no habían hecho los deberes auto impuestos en la normativa. El caso más llamativo lo tenemos en la importantísima renovada base de datos Eudamed y sus sistemas electrónicos asociados, fundamentales para dar cumplimiento a lo estipulado en el Reglamento: será difícil que esté operativa en 2021. Aunque el retraso en su desarrollo se contempla en el Reglamento, la norma perderá eficacia hasta que no esté totalmente operativa.

El ambicioso proyecto de identificación de los productos sanitarios a través del identificador único del producto «UDI», también se antoja complicado que pueda estar disponible el 26 de mayo de 2021.

A día de hoy solo hay 14 organismos notificados designados para la evaluación de la conformidad de productos sanitarios conforme al Reglamento, frente a los 54 que había bajo la normativa anterior. Todo ello a pesar de que se podía haber hecho desde noviembre de 2017. Es otra muestra más de la complejidad que entraña la adaptación a la nueva normativa, tanto para los operadores como para las autoridades competentes (AEMPS y Ministerio de Sanidad en España).

El Reglamento deja cierto margen a los estados miembros para adaptar aspectos a través de normativa nacional. Así se contempla en el borrador de Real Decreto destinado a sustituir el real decreto 1591/2009 por el que se regulan los productos sanitarios y  el real decreto 1616/2009 por el que se regulan los productos sanitarios implantables activos. En esta norma regulará en España aspectos relativos a:

  • los requisitos y procedimientos para la regulación de los productos fabricados y utilizados en un centro sanitario (in house)
  • los requisitos y procedimientos para la regulación del reprocesamiento de productos sanitarios de un solo uso
  • los requisitos y procedimientos para la regulación de la tarjeta de implantación
  • la creación de un registro nacional de distribuidores
  • la regulación del régimen lingüístico
  • el establecimiento de los requisitos para la realización de las investigaciones clínicas en nuestro país
  • el establecimiento de la AEMPS como autoridad competente en España de cara a las obligaciones establecidas en el Reglamento 2017/745

Tenemos por delante un desarrollo normativo muy importante que complementará los Reglamentos comunitarios de productos sanitarios; se trata de un tema con una importancia clave a la hora de poder gestionar una atención sanitaria de calidad. Hemos podido comprobarlo con la crisis del COVID-19 y las mascarillas defectuosas, los test serológicos con una capacidad de acierto similar a lanzar una moneda al aire, productos con marcado CE fraudulento, los pseudo-importadores que han proliferado al olor del euro fácil sin saber lo que es un producto sanitario… etc.

Si quieres conocer más sobre el mundo de los productos sanitarios, te recomendamos nuestro curso dedicado a ofrecer una perspectiva amplia de su regulación, cuyo conocimiento te puede reportar ventajas laborales y oportunidades de negocio.

Aprovéchate de nuestro descuento actual y de la posibilidad de bonificar la actividad.

 


El «origen» en el etiquetado de los alimentos

El pasado mes de abril de 2020 comenzó la aplicación del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/775 de la Comisión por el que se establecen disposiciones de aplicación del artículo 26, apartado 3, del Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, en lo que se refiere a las normas para indicar el país de origen o el lugar de procedencia del ingrediente primario de un alimento.

Con el foco puesto en la pandemia de COVID-19, ha pasado desapercibido pero se trata de una norma interesante, sobre todo a efectos de tener claro de donde procede realmente un alimento cuando lo compramos. Vamos a repasar los que nos dice la normativa.

Qué se entiende por origen de un alimento

Según el  Reglamento UE 952/2013 por el que se establece el código aduanero de la Unión:

  • se considerará que las mercancías enteramente obtenidas en un solo país o territorio tienen su origen en este país o territorio.
  • Se considerará que las mercancías en cuya producción intervenga más de un país o territorio, tienen su origen en aquel en el que se haya producido su última transformación o elaboración sustancial, económicamente justificada, efectuada en una empresa equipada a tal efecto, y que haya conducido a la fabricación de un producto nuevo o que represente un grado de fabricación importante

Cabe destacar la diferencia con el origen de un alimento y el origen de su ingrediente principal (o primario): «un ingrediente o ingredientes de un alimento que representen más del 50 % del mismo o que el consumidor asocia generalmente con su denominación y respecto al cual se requiere normalmente una indicación cuantitativa».

Qué alimentos deben indicar su origen

Para situarnos y ver lo que añade esta norma, haremos un recuento de los alimentos para los que la indicación del origen es obligatoria, de acuerdo con su normativa específica:

  • la miel,
  • las frutas y hortalizas,
  • el pescado no transformado,
  • la carne de vacuno y los productos a base de carne de vacuno,
  • el aceite de oliva,
  • el vino,
  • los huevos,
  • la carne de aves de corral importada y
  • las bebidas espirituosas.

De igual modo, de acuerdo con el Reglamento (UE) 1151/2012, sobre los regímenes de calidad de los productos agrícolas y alimenticios, los alimentos o productos alimenticios amparados por una Denominación de Origen Protegida (DOP), Indicación Geográfica Protegida (IGP) o Especialidad Tradicional Garantizada (ETG), indicarán el origen de los alimentos de conformidad con su calificación. Ejemplo: queso Brie francés, la Sal de Tavira portuguesa, la margarina Istra croata, la pasta Cappellacci di zucca ferraresi italiana, y así hasta más de 3.700 productos.

Por su parte, el Reglamento 1169/2011 hizo obligatoria la designación del origen de siguientes alimentos:

  • La carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y aves de corral.
  • En estos casos se deberá indicar:
    • lugar de nacimiento;
    • lugar de cría;
    • lugar de sacrificio.

Según el Reglamento 1169/2011, se debe indicar el país de origen o el lugar de procedencia de un alimento cuando la omisión de esta información induzca a error al consumidor. Además, si el origen del alimento difiere del ingrediente primario del mismo, se deberá indicar:

  • El país de origen o el lugar de procedencia del ingrediente primario, o bien
  • Una indicación de que el origen/procedencia del ingrediente primario es distinto del origen/lugar de procedencia del alimento.

El Reglamento 1169/2011 establece la posibilidad de hacer obligatoria la información sobre el origen a los siguientes alimentos:

  1. tipos de carne distintos de las carnes de vacuno, porcino, ovino, caprino y aves de corral, donde se encuadra la carne de caballo, conejo, aves de caza.
  2. la leche tanto sola como cuando es un ingrediente de productos lácteos;
  3. los alimentos no transformados;
  4. los productos con un ingrediente único;
  5. los ingredientes que representen más del 50% de un alimento.

Para estos alimentos se dejó la decisión de hacer obligatoria la indicación de origen, en función de los informes y recomendaciones que presentara la Comisión al Parlamento y al Consejo. En dichos informes (COM(2015)204  y COM(2015)205) la Comisión no recomendó hacer obligatoria la inclusión del origen en los mismos. No obstante, en el caso de la leche y la leche como ingrediente de productos lácteos, la Comisión deja en manos de los estados miembros hacer obligatoria la indicación del origen, a través de normativa nacional.

En España, para la leche y derivados, el Real Decreto 1181/2018, hizo lo propio de manera en su etiqueta, se incluirán las siguientes indicaciones obligatorias, relativas a la leche utilizada como ingrediente:

  1. «País de ordeño: (lugar donde la leche ha sido ordeñada)».
  2. «País de transformación: (lugar donde la leche ha sido transformada)».
  3. Cuando las operaciones de ordeño y trasformación ocurran en un mismo país, las menciones de los apartados 1 y 1 se podrán sustituir por la mención «Origen de la leche: (lugar donde la leche ha sido ordeñada y transformada)».
  4. El lugar de ordeño y el lugar de transformación se indicarán mediante referencia a una de las zonas geográficas siguientes:
    1. Estado(s) miembro(s) o tercer(os) país(es); o
    2. «UE» o «fuera de la UE» o «UE y fuera de la UE»; o
    3. «España», siempre que el país de ordeño o de transformación sea exclusivamente España, no pudiendo sustituirse por la expresión «UE».

El legislador español ha dado una validez de dos años a este real decreto (enero de 2021), con el fin de analizar si la medida resulta importante para el consumidor o no, dado que para el comercializador del alimento, le resulta más gravoso.

Qué cambia a partir de ahora

De acuerdo con el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/775 , el país de origen de un alimento o el lugar de procedencia de un ingrediente primario cuando sea distinto, se indicará como sigue:

  1. mediante referencia a una de las zonas geográficas siguientes:
    1. «UE», «fuera de la UE» o «UE y fuera de la UE»; o
    2. región u otra zona geográfica situada en varios Estados miembros o en terceros países, si está definida así con arreglo al Derecho público internacional o es fácilmente comprensible para los consumidores medios normalmente informados; o
    3. zona de pesca de la FAO, o zona marítima o masa de agua dulce, si están definidas como tales con arreglo al Derecho internacional o son fácilmente comprensibles para los consumidores medios normalmente informados; o
    4. Estado miembro o tercer país; o
    5. región u otra zona geográfica situada en un Estado miembro o un tercer país, que sea fácilmente comprensible para los consumidores medios normalmente informados; o
    6. país de origen o lugar de procedencia de conformidad con disposiciones específicas de la Unión aplicables al ingrediente primario como tal;
  2. mediante la siguiente declaración:
    1. «El ingrediente primario (denominación) no es originario de (país de origen o lugar de procedencia del alimento)», o cualquier expresión similar que pueda tener el mismo significado para el consumidor.

Tras la subida de los aranceles al aceite de oliva español de cara a su exportación a EE.UU. decretada por la Administración Trump en 2019, se da la paradoja de que el aceite de oliva español entre en aquel país a través de aceite de oliva envasado en Italia, pero elaborado en España y que el consumidor no lo sepa. Una situación a la inversa, con esta normativa, permite que el consumidor sepa lo que está comprando realmente. Es lo que hay…


Un descuento para nuestros cursos on line

No cabe duda de que el aislamiento que tenemos por delante nos va a poner a prueba, pero con toda seguridad saldremos más reforzados. Más pronto que tarde recuperaremos nuestra rutina, con más ganas y más fuerza.

En INVIFOR queremos aportar nuestro granito de arena al reto #QuedateenCasa. Por eso, compartimos lo que venimos haciendo desde hace años: la posibilidad de aprender desde cualquier lugar donde estés.

Echa un vistazo a nuestros cursos on line y si te interesa alguno, te ofrecemos un código de descuento del 20%, durante el tiempo que dure el estado de alarma.

Para aplicar el descuento, introduce el siguiente código al formalizar el pago de tu inscripción: JLEY75SAXLGC

Seguro que los procesos selectivos pendientes se ponen en marcha en cuanto se supere la crisis del coronavirus, así que ¡ánimo!

¿Necesitas más información? Seguimos atendiendo en el 911 270 256 o en info@invifor.com


Cómo se presenta el empleo público en 2020

El pasado 2019 fue un año interesante para el empleo público en el ámbito sanitario. Recientemente han teminado los procesos selectivos que aun coleaban de las convocatorias del año pasado, donde estamos muy satisfechos con el resultado de los alumnos formados en nuestro centro:

  • Escala Técnica de Gestión de OO.AA. (Sanidad y Consumo):
    • Área de Evaluación Clínica y Preclínica: 6 aprobados de 12 plazas, incluida la nº 1 de la fase oposición
    • Área de Productos Sanitarios: 4 alumnos aprobados de 8 plazas
    • Área de Inspección y Control: 3 alumnos aprobados de 9 plazas
  • Oposición de Farmacéuticos Titulares: 10 alumnos aprobados, incluyendo la nº 1 de la fase oposición

Dicho esto, hacemos un repaso de las convocatorias pendientes para 2020:

  • Oposiciones del Estado: la oferta de empleo público del 2019 prevé las siguientes plazas:
    • 57 plazas para Farmacéuticos Titulares (54 turno libre + 3 para discapacitados)
    • 80 plazas para la Escala Técnica de Gestión de OO.AA. (Sanidad y Consumo), de las cuáles, será muy probable que se sigan convocando plazas para el área de Evaluación Clínica y Preclínica, área de Productos Sanitarios y Cosméticos y área de Inspección y Control.
  • Oposiciones autonómicas:
    • Está pendiente la convocatoria de 48 plazas para farmacéuticos del Cuerpo Superior Facultativo escala Farmacia (acuerdo 64/2018), a las que se deberían añadir otras 10 plazas, convocadas en la oferta de empleo público de Castilla y León de 2017 (acuerdo 57/2017).
    • El Cuerpo Superior de la Administración de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Escala Superior de Sanitarios Locales,  tiene previstas 7 plazas para farmacéuticos y 18 para veterinarios, según la Oferta de empleo público de 2019.
    • La Comunidad Valenciana, la Región de Murcia y la Comunidad de Madrid tienen previsto convocar plazas para Farmacéutico de Atención Primaria, si bien no es seguro que las convocatorias puedan publicarse en 2020.

Por otro lado, a lo largo del este año se convocará la oferta pública de empleo del Estado para 2020, donde también se esperan plazas para los procesos selectivos que preparamos en INVIFOR (Farmacéuticos y Escala Técnica de Gestión de OO.AA.).

Para todos aquellos opositores que hayan preparado la oposición de farmacéuticos Titulares, vamos a ofrecer un curso «puente» que les permitirá acceder a la preparación del Área de Inspección y Control de la Escala Técnica de Gestión de OO.AA.. Se trata de dos procesos selectivos que comparten mucho temario y puede ser un buena oportunidad: pide información sin compromiso.

También, muchos de nuestros cursos acreditados son útiles para la preparación de partes concretas de muchos de los temarios de los procesos selectivos, tanto estatales como autonómicos.

¡Ánimo que estamos ante una muy buena oportunidad!